Diálogos con el pasado. El mosaico valenciano.


A mediados de 1800 se importo a Meliana (Valencia) desde Inglaterra, con el beneplácito de la reina Victoria, un proceso productivo cerámico de alta resistencia, al que podríamos considerar el precursor de nuestro gres porcelánico actual. La familia Nolla, instalo en unos terrenos de su propiedad la imponente fabrica de mosaicos y rehabilito su residencia estival, convirtiéndola en un vanguardista “showroom” para mostrar a su ilustres clientes (Reyes, políticos, artistas…) las colecciones.

Consistía en pequeñas teselas monocolor, colocadas por obreros especializados que la misma empresa formaba. Decorando con hermosas composiciones suelos y paredes de espacios públicos como teatros, catedrales, estaciones de metro…y residencias privadas de la nobleza y la alta burguesía.

Estos mosaicos, patrimonio indiscutible del modernismo valenciano, tenia un coste muy alto de producción y mucho mas elevado, si cabe, de colocación, haciéndolo un sinónimo del lujo y prácticamente inaccesible para la gente común. Aun así, tuvo una gran repercusión a nivel mundial, las cases pudientes de toda Europa y America lo convirtieron en indispensable en las nuevas construcciones de la época.

No vamos a negar su indudable belleza, ni menospreciar el valor de lo autentico. Seria increíble poseer una vivienda con mosaicos genuinos.
Como sabemos lo difícil que eso puede resultar, os mostramos unos modelos cerámicos de VIVES, inspirados en los mosaicos valencianos de siglo XIX, rediseñados y actualizados. Pertenecen a la serie Seine y tienen una medida de 20x20cm, lo que facilita muchísimo su colocación.

 seine.jpg

Su fabricación en porcelánico rectificado le dan un acabado muy atractivo.

Salvando las distancias, pueden resultar un verdadero encanto en nuestros hogares y comercios. ¿No creéis?

 

 

 

Traductor

English Deutsch Français
A %d blogueros les gusta esto: