Pequeña vivienda de corazón grande


El estudio barcelonés Nook Architects ha rediseñado y actualizado este pequeño apartamento ubicado en uno de los primeros edificios de gran altura de la ciudad condal. El gran reto era sacar el máximo partido a los escasos 67m² que ocupa la vivienda y el examen, como veréis a continuación, se ha superado con sobresaliente. Como todo piso antiguo de la capital catalana, su interior se encontraba originalmente muy compartimentado en pequeños espacios, de modo que una de las primeras decisiones fue abrir y conectar entre sí el mayor número de habitaciones para dar mayor sensación de amplitud al conjunto en la zona de día. Así se ha conseguido una zona de cocina-salón-comedor (que también puede hacer las veces de dormitorio), al gusto y necesidad de los propietarios. Como elemento decorativo y a su vez práctico, se ha elegido el gres porcelánico Vanuatu en formato 20×20 cm de la serie Maorí, para recubrir gran parte del apartamento. Además de todas las ventajas técnicas que aporta el azulejo porcelánico, este diseño se inspira en el estilo hidráulico desde una perspectiva contemporánea y actual gracias a su diseño pintado con rotulador, por lo que aporta un espíritu urbano y atemporal a la vivienda. Además, al tener una base blanca, potencia la luz del espacio. Los grandes ventanales llenan de luz natural las estancias, creando un oasis luminoso gracias al color blanco y al verde pastel que tiñen las paredes. Como ligero contraste, encontramos el techo de teja dejado a vistas que llena de personalidad y carácter a la casa. ¿Qué os parece el resultado? Un hogar que transmite confort y encanto en pleno centro de la gran ciudad.

Fuente: Nook Architects
Fotografías: Gael del Río

Categorías:Sin categoría

Traductor

English Deutsch Français
A %d blogueros les gusta esto: