COCINA ABIERTA AL SALÓN


Las cocinas abiertas al salón están de moda. Son bonitas, impecables, multifuncionales, acogedoras y armoniosas. Además de convertirse en el centro neurálgico de la vida familiar, una cocina abierta ayuda a separar visualmente y proporciona más espacio en el ambiente. Una cocina integrada al salón te ofrece más luz natural, más espacio, la posibilidad de compartir actividades y charlar con los invitados mientras se cocina.

A la hora de diseñar un espacio abierto, primero debes de tener en cuenta las tres áreas principales: cocina, comedor y salón, y si es posible, escoger un mismo estilo decorativo y una misma gama cromática para todo.

Al ser una zona que va a quedar a la vista desde el salón, procura cuidar los acabados de los armarios. Para que todo quede bien integrado estéticamente, lo mejor que puedes hacer es panelar los elementos menos bonitos como la nevera, el lavavajillas y la campana extractora.

En cuanto a la cerámica tienes varias opciones. Una de ellas es que el suelo de la cocina sea diferente al del salón, para el cual puedes elegir uno que destaque, como un Porcelánico que imite una baldosa hidráulica. Para suavizar la transición, puedes recurrir a otro que cree el efecto de una cenefa. Por otro lado, también  puedes elegir el mismo material para los dos ambientes, unificando así el estilo decorativo.  Un truco es escoger la encimera en un color similar al del suelo, así crearás un ambiente más neutral. La mesa del comedor también puede encarnar un elemento de transición entre cocina y salón, incluso usar un Porcelánico que armonice y suponga un paso suave y equilibrado de un ambiente a otro.

Traductor

English Deutsch Français
A %d blogueros les gusta esto: