Aires nórdicos


El invierno ha entrado con fuerza y ha traído consigo la añoranza por el más puro estilo nórdico. Con una personalidad clara y definida, este look ha ido diversificándose en diversos subgéneros a lo largo de los años, pero siempre manteniendo su espíritu limpio, organizado y luminoso. Por eso es habitual que, cuando tratamos de rememorar el estilo nórdico hay una serie de claves esenciales con las que enseguida lo asociamos. Vamos a repasarlas con el fin de conseguir este estilo en tendencia.

efeso + vodevil octogono variete

Por su nombre, es fácil deducir que este estilo tiene su origen en países del norte de Europa como Noruega, Dinamarca, Finlandia o Suecia. Son zonas con una peculiar climatología, de días cortos, escasas horas de luz natural y noches muy largas. Esto hace que la luz se convierta en la principal protagonista de este estilo por medio de grandes ventanales y lámparas de todo tipo. Las casa se diseñan y construyen en función de la luz, y las estancias procuran mantenerla lo máximo posible utilizando espejos, poco mobiliario que entorpezca su camino, y por supuesto, nada de cortinas pesadas o de colores.

amb_1900_tassel_crema

Otra característica clave es su predilección por los materiales naturales. Mobiliario, decoración, pequeños detalles… todo se elabora con materiales como la madera, la piedra o el acero. Concretamente, la madera tiene una fuerte presencia tanto en suelos y paredes, como en forma de armarios, mesas y sillas, ya que confiere un toque natural y cálido a la estancia. Y es que, a pesar de tener fama de ser un estilo frío, lo cierto es que el estilo nórdico busca crear ambientes acogedores y cálidos donde refugiarse de las bajas temperaturas que regala el invierno.

faro ceniza

Es una filosofía que se caracteriza por su funcionalidad, practicidad y sencillez, donde prima la organización y los espacios limpios y sin recargar. Los tonos claros, especialmente el blanco, ayudan a conseguir esta idea, y además consigue crear espacios luminosos y más amplios. Combinar este color con tonos muy suaves, y toques de madera será la clave para conseguir una estética nórdica. Si a esto añadimos motivos naturales como plantas y maceteros, cuadros, fotografías, la sensación nórdica aumenta. No importa dónde vivamos, siempre podemos recrear este estilo en nuestro hogar con las claves correctas. A continuación podéis comprobar algunos ejemplos para una estética nórdica:

2 replies »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

SÍGUENOS

Traductor

English Deutsch Français

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 437 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: