Separa el espacio


A la hora de distribuir y crear nuestro espacio, cada vez hay más y más opciones entre las que elegir. Permanentes o movibles, como mero objeto decorativo o con un fin determinado, natural o artificial, los separadores están a la orden del día.

LUNARES_PROY_006

A grandes rasgos podemos dividirlos en dos tipos: los permanentes, como un pequeño muro o pared, y los portátiles, con sus incontables posibilidades. Los separadores son muy útiles porque permiten dividir un espacio de manera puntual y no de forma permanente como el caso de los muros y paredes. Además son muy útiles tanto para espacios muy amplios y abiertos, como para pisos pequeños que necesitan un poco de intimidad.

Tienen múltiples funciones, ya que puedes utilizarlos como medios para dividir un espacio, para dar intimidad a una zona concreta, para ocultar algo o únicamente como complemento decorativo. Así pues, las paredes ya no son nuestra única opción a la hora de dividir nuestro hogar, además los separadores son más económicos y darán personalidad a tu estancia.

Originalmente, un separador de ambientes era una mampara o pantalla que se colocaba de manera que dividía una sala en dos zonas separadas. Sin embargo hoy en días hay cada vez más opciones para encontrar tu estilo personal y el de tu hogar. Hoy te ofrecemos algunas ideas bonitas con las que inspirarte:

Tipo mampara:

Puede que sea el modelo más común, ya que conserva el diseño de los separadores originales asiáticos. Este estilo es muy cómodo porque es muy fácil de mover y reubicar en cualquier estancia, además ocupa muy poco espacio a la hora de guardarlo cuando ya no se necesite. Pueden ser además un objeto de decoración únicamente, dotando a la estancia de un aire más distinguido.

 

Muro:

Si deseas separar dos habitaciones de forma permanente, construir un muro tiene un sinfín de posibilidades creativas. En estas tres imágenes puedes ver tres estilos completamente distintos. Además una pared te permite incluirle otros accesorios, desde simples cuadros a ventanas interiores, espejos, estantes… con lo que ganas funcionalidad sin dejar de ser un espacio abierto.

 

Tipo Ventanal:

Cierta intimidad, estancias separadas pero con mucha luz. Un ventanal es una opción muy creativa y decorativa que no pasará desapercibida para tus invitados.

 

Mobiliario:

Una estantería, librería, una mesa, una cómoda, funcionan muy bien como separadores de ambientes y de una forma más permanente que los biombos, pero menos que un muro. Siempre puedes moverlos de sitio, aunque no de forma asidua.

 

Decorativo:

Este tipo de separadores destacan por la importancia de la estética en sí misma. Su finalidad principal es ser objetos decorativos que casen con el estilo del ambiente, de forma que queden completamente integrados. Observa bien ese rincón que deseas “separar” y crea tu propio separador, no habrá nada más personalizado y que diga más sobre ti mismo!

 

Natural:

Las plantas y motivos naturales también son una buena forma de separar un espacio a la vez que le confieres un aire ecológico y lleno de vitalidad. Las plantas además permiten pasar la luz natural de una estancia a la otra, pero dejando patente el límite de cada una.

¿Y tú? ¿Tienes más ideas? Compártelas con nosotros! La inspiración siempre es bienvenida!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

SÍGUENOS

Traductor

English Deutsch Français

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 463 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: