La viralidad está de moda


En un mundo tan cambiante como el nuestro, y sobre todo últimamente, con la sobreinformación de la gozq el consumidor, es muy importante hacer campañas creativas. Con el despegue de la web 2.0 esto nos resulta más fácil, creando expectación, buzz y movimiento boca-oído positivo para nuestra marca.

A continuación comentaré algunas campañas virales que obtuvieron mucho éxito y que dieron mucho que hablar.

IKEA consiguió mucha notoriedad creando un perfil en Facebok y subiendo fotos de 12 showrooms para una nueva tienda que iba a inaugurar en Malmö. Se incitó a los internautas a etiquetar los muebles con sus nombres, consiguiendo como recompensa era el regalo de dicha pieza si eras el primero en etiquetarla. Facebook se llenó de los productos de IKEA y de coñentarios acerca de la acción. La demanda de productos aumentó y lo que se consiguió es la interactividad de los consumidores, que éstos defendiesen la marca e hicieran promoción ellos mismos, en vez de encontrarse con un aburrido banner.

Volkswagen aportó su granito de arena para convencer a la gente que ser ecológico y responsable con el medioambiente puede ser divertido. Mediante su campaña viral “The Fun Theory”, lanzaron la iniciativa de hacer a las personas menos perezosas y más concienciadas con lo ecológico. Un ejemplo fueron las escaleras del metro de Estocolmo, con teclas de piano reales, que incitaban a los transeúntes a utilizar las escaleras en lugar de las escaleras mecánicas o el ascensor. Son experimentos para ver el comportamiento de la gente, y los vídeos se suben a varias páginas web en las que la gente puede comentar. Se intentaba crear expectación alrededor de un tema tan importante como el cuidado del medioambiente, para que luego Volkswagen presentase sus nuevos coches responsables ecológicamente.

Por último, la película de “El proyecto de la Bruja de Blair”, la que puede considerarse la primera campaña viral y de la que se habló durante mucho tiempo. En 1999 surgió una película grabada por una chica con una cámara casera, en la que se mostraba cómo un grupo de jóvenes iban a acampar a un bosque para filmar un documental sobre la leyenda de las muertes de unos niños en un pueblo de Burkittsville, Maryland. Meses antes de su proyección se creó una campaña fundamentada en el buzz marekting, con discusiones online de la desaparición de los jóvenes, clippings falsos de periódicos en los que se mencionaba su desaparición y hasta fotos (supuestamente hechas por la policía) en las que se veía su coche. La película tuvo muchos espectadores y fue todo un éxito.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Traductor

English Deutsch Français
A %d blogueros les gusta esto: