La galería de arte más larga del mundo – El metro de Estocolmo


El metro de Estocolmo está considerado como “la galería de arte más larga del mundo”. Cuenta con 3 líneas principales (la azul, la roja y la verde) un recorrido de casi 110km de largo y 100 estaciones de las cuales 47 son subterráneas y 53 de superfície.
Todas las estaciones cuentan con una decoración y una ambientación excepcional. Se han utilizado en varias estaciones el lecho de roca natural del túnel como materia prima y se ha utilizado como parte de la decoración de variadas formas y creativas expresiones de arte. Desde frescos hasta esculpidos en la piedra, estatuas, metales, incrustaciones de diferentes matereiales y variadísimas pinturas de colores vivos y brillantes. El resultado es sencillamente espectacular y bello.

En la estación Rissne, un fresco informativo sobre las paredes cuenta la historia de las civilizaciones de la Tierra a la largo del andén.
Las pinturas fueron creadas con el mensaje de bienvenido al mundo, donde la artista sueca Helga Henschen quiso llenar la cueva plasmando la historia de la vida con aves, animales, flores, el hombre y la mujer.
La primera línea del metro de Estocolmo se abre en 1950, a partir de entonces, todas las estaciones incorporaron arte, eso sí, siempre intentando que las obras se integrasen en el entorno.
En el centenar de estaciones se pueden encontrar obras de casi 150 artistas.

El metro de Estocolmo está considerado como “la galería de arte más larga del mundo”. Cuenta con 3 líneas principales (la azul, la roja y la verde) un recorrido de casi 110km de largo y 100 estaciones de las cuales 47 son subterráneas y 53 de superfície.
Todas las estaciones cuentan con una decoración y una ambientación excepcional. Se han utilizado en varias estaciones el lecho de roca natural del túnel como materia prima y se ha utilizado como parte de la decoración de variadas formas y creativas expresiones de arte. Desde frescos hasta esculpidos en la piedra, estatuas, metales, incrustaciones de diferentes matereiales y variadísimas pinturas de colores vivos y brillantes. El resultado es sencillamente espectacular y bello.
En la estación Rissne, un fresco informativo sobre las paredes cuenta la historia de las civilizaciones de la Tierra a la largo del andén.
Las pinturas fueron creadas con el mensaje de bienvenido al mundo, donde la artista sueca Helga Henschen quiso llenar la cueva plasmando la historia de la vida con aves, animales, flores, el hombre y la mujer.
La primera línea del metro de Estocolmo se abre en 1950, a partir de entonces, todas las estaciones incorporaron arte, eso sí, siempre intentando que las obras se integrasen en el entorno.
En el centenar de estaciones se pueden encontrar obras de casi 150 artistas, a continuación tenéis una galería en la que se muestran algunas obras:


Y si queréis aquí tenéis un vídeo para poder ver más imágenes sobre el metro de Estocolmo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Traductor

English Deutsch Français
A %d blogueros les gusta esto: